Y quiso casarse conmigo.

Bueno, ahora es turno de compartir mi versión. El viaje a Nueva York siempre fue un sueño para nosotros. Lo intentamos varias veces y en 2016 lo conseguimos con un comienzo un poco atropellado. Siempre me acordaré del día cuando compré los billetes a las tantas de la noche después de encontrar una buena oferta y Marina estaba preocupada por el gasto. Realmente no me importaban sus preocupaciones, yo estaba dispuesto a comprar los billetes y asumir cualquier sentimiento de culpa. Hasta que llegamos a la cama y ella rompió a llorar. Madre mía, ¿qué he hecho? Ya he comprobado los billetes. Vale, si he estado dispuesto a asumir cualquier culpa, podré asumir los gastos de cancelación de los billetes. En fin, mañana será otro día. Ya es hora de dormir.
No te preocupes amor, mañana lo vemos. Bona nit cariño, que descanses… – Dije yo.
Bona nit amor (sniff sniff)… – Dijo ella.
Y desde el amanecer del día siguiente todo fueron ganas de que llegase el 27 de agosto del 2016. Era el viaje de nuestra vida. Sabía que era el viaje de nuestra vida. Al igual que sabía que quería casarme con ella y que no encontraría mejor momento y mejor lugar que Nueva York para proponérselo aquel día de principios de septiembre. Al mismo tiempo era consciente de que cada cosa tiene su momento y no quería eclipsar aquel gran viaje con otro gran hito de nuestras vidas. ¿Qué hago? No quiero preguntar a nadie porque esto es cosa de nosotros y de nadie más. No, no quiero preguntar a nadie que esto es cosa mía. Además, siempre a alguien se le puede escapar y fastidiarme la sorpresa. Ya veré qué hago. Ya me apañaré.
No os podéis imaginar lo que me costó decidirme. Los hilos de mis pensamientos tenían que alternarse entre trabajo, rutina diaria, viaje, posible proposición de matrimonio… y todo esto hasta prácticamente la última semana. Ni habiendo comprado el anillo las dudas se extinguieron y en todo aquel mar de reflexiones estaba yo solo por decisión propia. ¿Les pasará esto a todos? ¿Seré sólo yo? Si lloró cuando compramos los billetes, imagínate ponerle ahora la presión de una boda y el coste que eso conlleva. Madre mía, qué marrón. ¿Qué me dirá? Yo creo que me dirá que sí sino no lo haría pero ¿podemos permitirnos esto? ¿Es buen momento?
Ahora o nunca. Voy a comprar el anillo. Oups. Otro problema. ¿Cómo demonios compro un anillo sin que se entere? ¿Lo compro en Valencia o en Denia?
¿Te imaginas que me pilla mientras estoy en la joyería? ¿Te imaginas que otra persona me ve saliendo de una joyería y le dice que me han visto? ¿Y si lo encuentra? Tengo que ser rápido y discreto. Es momento de sacar mis dotes de agente secreto. Hoy, 20 de Agosto, es un buen día y, la verdad, ya no tengo más alternativa, el siguiente sábado nos vamos. Voy a decirle que tengo que ir a casa de mis padres para cambiarme de ropa antes de irnos con sus padres por ahí.
¡Cariño! Me voy a casa de mis padres a cambiarme y ahora vengo.
Vale, amor – dijo ella.
¡Genial! No sospecha nada – pensé yo.
Y me recorrí varias joyerías en un tiempo record para encontrar el anillo perfecto que precisamente fue el primero que vi. Un anillo con 5 piedras, pequeño, discreto y elegante. Es muy ella. Por mucho que busque es este el anillo.
¡Por fin todo listo! ¡es momento de coger el avión! Escondí el anillo en el doble fondo de mi maleta sin que ella se diera cuenta. Ahora sólo esperaba que al llegar al aeropuerto JFK de Nueva York no me hicieran abrir la maleta delante de ella y que lo descubriese. Encima no para de decirme:
Cariño, si nos paran o nos dicen algo vamos juntos ¡eh!, que no nos separen. – Decía ella buscando mi apoyo incondicional.
Sí, cariño. No te preocupes. – Decía yo en voz alta.
De ninguna manera si se pone en riesgo todo. – Continuaba diciendo sin voz.- Antes digo que llevo una bomba.
Pero nada, todo salió a pedir de boca. La idea estaba clara: disfrutar del viaje, exprimirlo al máximo y aprovechar el último día para hacerle la proposición.
Nada más llegar al apartamento que habíamos alquilado en la calle 110 de la ciudad de los sueños, escondí al único de mis cómplices en un rincón detrás de un espejo hasta el 4 de septiembre.
Puedo decir que realmente tuve dos viajes: mi viaje real y mi viaje mental. Cada dos por tres, alguien nos preguntaba si estábamos de viaje de novios y ella y yo contestábamos que no, que si estaban de broma. Ella negaba todo y yo también. Mi cuerpo negaba a la vez que mi mente se reía. “Pobrecita, no tiene ni idea de lo que le espera”. Yo la contemplaba disfrutar de cada detalle al igual que yo hacía pero no podía quitarme ese filtro de estar viendo a la que sería mi futura mujer e intentaba retener todo lo que pudiera en mi retina. Recuerdo aquel momento que sin querer la estatua de la libertad apareció a lo lejos entre edificios mientras paseábamos por High Line Park y ella la descubrió. No podéis imaginar la ilusión que le hizo y yo, que habría actuado igual en otras circunstancias, preferí verla a ella. Y vaya que la vi.
Algo similar me ocurrió cuando estuvimos en las cataratas del Niagara. Allí en la frontera fluvial entre los Estados Unidos de América y Canadá. Allí en medio de un trombo de agua de millones de litros por hora, nos hicimos mil fotos y en una de ellas salía ella con los ojos cerrados, mojada, despeinada y con un chubasquero azul de cuarto de dólar. Allí estaba ella, ajena a mis planes, “el amor de mi vida”.
Volvimos a Nueva York conduciendo un Jeep y disfrutando del camino. Cualquier detalle era aún más mágico para mi. Aquella foto que le hice delante de la puerta del motel donde hicimos noche, aquel paseo por el muelle de un lago, contemplarla mientras dormía apoyada a la ventanilla del coche mientras conducíamos entre campos de maíz… la Quinta Avenida, Times Square y el puente de Brooklyn.
Y llegó el gran día. Desde hacía tiempo le había dicho que quería comer un día en Central Park sobre una manta. La verdad que me hacía ilusión aunque el verdadero motivo fuera crear el ambiente perfecto para proponerle casarse conmigo.
Llevaba todo el día ocultando el anillo en la mochila y la presión me estaba matando. No es sencillo ocultar una caja de un anillo en tu bolsillo sin que ella sospeche. Tuve que ingeniármelas para llevarlo oculto y a la vista al mismo tiempo y decidí meterlo en nuestra mochila.
Temprano en la mañana quiso beber agua y comer unas galletas saladas que llevábamos y le dije que yo le daba todo. Claro, díselo de una forma sutil para que no sospeche que ocultas algo. En ese justo momento el universo me echó una mano y pisé el excremento más grande que había visto jamás – y el único que había visto en la ciudad desde nuestra llegada -. Por su tamaño debía ser de elefante y por su consistencia no hacía mucho que el apretón había ocurrido. Para ella fueron un montón de risas, para mi fue un alivio a la vez que un problema.
“No fastidies, ¿voy a proponerle que se case conmigo y me pasa esto?”.
El resto de la mañana transcurrió bastante bien para ella. Para mi era un aumento exponencial de mis nervios, un esfuerzo sobrehumano para controlarlos y llevar el paso de las horas estoicamente.
Cuando era hora de comer buscamos un lugar donde poder coger algo de comida para llevar. Y basta con buscar algo para no encontrarlo. El tiempo estaba corriendo en mi contra porque le empezaba a bajar la tensión debido al calor y aun quedaba un buen rato hasta entrar en el parque y encontrar el sitio perfecto. Su humor iba a peor y ella sólo pensaba que era un pesado por encapricharme en ir a un lugar que presumiblemente no era mejor que otro para comer pero que sí que estaba más lejos.
Al fin, nos sentamos en el césped y comimos tranquilamente. Su humor mejoró considerablemente con el estómago lleno y ahora era momento de preparar la conversación.
Decido empezar a destacar todo lo que me da, lo feliz que me siento junto a ella, lo maravilloso que ha sido el viaje a su lado… y abro la mochila para sacar esa cajita que había recorrido medio mundo junto a mí en silencio. Mientras la saco, ella no para de decir que no con la cabeza como que no se lo puede creer. De todas formas, estoy demasiado nervioso para poder darme cuenta de ello, procesarlo y actuar. Desde el momento que he empezado a sacar el anillo todo sale sin pensar y se lo doy, allí tumbados, con más gente en medio de un mar de árboles custodiados por cientos de rascacielos. Como en las películas. No me sé el guión porque no he sido capaz de practicar delante del espejo las típicas frases. Al final me escucho decir:
¿Quieres casarte conmigo?

No recuerdo si me dijo que si, solo recuerdo que empezaron a caerle las lágrimas y que me besó mientras mi corazón latía como nunca.

El amor de mi vida #niagarafalls #newyork #love

Freedom. Libertad.

Lo sé. No tengo perdón ni excusas posibles. Sé que las que me seguís me animasteis a que siguiera escribiendo. Me llegaron vuestros mensajes pero primero llegó el cambio de ciudad, luego el verano, el trabajo, siguió el trabajo de fin de máster, las Navidades… No encontraba ni el momento ni la inspiración para ponerme.
Hoy parece que he encontrado ese momento y esa inspiración pero sinceramente, no tengo ni idea de a lo que estas líneas me van a llevar…
Lo que empezó siendo una idea que me entusiasmaba, un blog que hablara de moda y mostrara de vez en cuando los looks diarios de una chica normal, me desilusionó rápidamente cuando me fui adentrando un poquito más en este mundo 2.0. Calcomanía de chicas, calcomanías de ropa, calcomanías de complementos y, lo que últimamente parece ser trending topic, calcomanías de viajes. ¡Y mira que me gusta a mi viajar y ver fotos de lugares del mundo (lo de las fotos es porque tengo ni el dinero ni el tiempo para hacerlo)! Pero es que, oye, tanto lujo y tanto postureo me cansa. Así que debe haber sido éste el principal motivo de no escribir; estaba un poquito aburrida de tanto blog.
El caso es que hace varias semanas leí una historia que me gustó mucho y mi primer pensamiento fue compartirla con vosotros y, aunque muchos ya la conoceréis, ahí va…
Supongo que todo el mundo ha visto alguna vez El libro de la Selva. Mowgli, un niño que tras perder a sus padres por el ataque de Shere Khan (el tigre), es criado por una manda de lobos. Pues bien, Tippi Degré podría ser Mowgli hecho realidad.


Nuestra protagonista nació en Namibia en 1.990 y dicen de ella que tiene un talento especial para tratar con los animales.

         Sus padres, fotógrafos de profesión, recorrieron África de su mano durante 10 años, inculcando a la niña su pasión por la naturaleza y lo salvaje. Nadie mejor que una madre para explicar su experiencia: “Fue mágico vivir en libertad la naturaleza junto a Tippi. Ella nació y se crió hasta los diez años en plena naturaleza con la compañía de todo tipo de animales, la mayor parte de su tiempo. Mi hija posee un vínculo de especial armonía y sabe conectar con la mentalidad de estos animales. Consideraba que éstos eran sus amigos y nunca les tuvo miedo, simplemente los miraba a los ojos y hablaba con ellos. Siempre pensé que ofrecer todo esto a mi hija era lo mejor que podía hacer, darle una experiencia inolvidable en comparación a la infancia que viven la mayoría de los niños en las ciudades. Mi decisión de criarla en el desierto africano fue una de las mejores decisiones que he tomado y no me arrepiento de ello.”
Según cuentan, durante su vida en Namibia creo vínculos muy especiales con muchos habitantes de la selva… Abu, un elefante de circo de 28 años. JB, un leopardo criado en libertad por los propietarios de una enorme hacienda de África, que en una ocasión mordió a un niño indígena y Tippi acercándose hasta el animal le propinó un fuerte golpe en la nariz y le ordenó alejarse, consiguiendo que soltara al niño. Cocodrilos, serpientes, leones, jirafas y todo tipo de animales salvajes acababan sucumbiendo a los encantos de la pequeña.
Sin embargo, no sólo los animales eran sus compañeros. La niña se hizo amiga de  “Bosquimanos” e “Himbas“, tribus del Kalahari que le enseñaron su lengua y los grandes secretos de supervivencia en el desierto.

La foto de Tippi al lado de un joven cachorro de león al que puso el nombre de Mufasa es maravillosa, pero lo más impresionante fue cuando después de un año volvimos y Mufasa, que se había convertido en un enorme animal, se acercó a Tippi y le ronroneó frotándose contra ella como hacen los gatos. Casi caigo al suelo del susto que tenía y estaba deseando que se alejara.” dice Sylvie, su madre.
Pero no todo era tan fácil para nuestra pequeña, “Tippi fue herida varias veces. Un grupo de suricatos casi le arranca la nariz y, en 1994, cuando estaba en un pozo de agua con un mono llamado Cindy, éste le atacó arrancándole bastante pelo hasta que conseguimos que la soltara. Fue muy doloroso para ella”.
La aventura fue, según dice su madre, Sylvie, una “experiencia maravillosa” a pesar del calendario de rodaje agotador que realizaban para la empresa que les contrató. “Era realmente como vivir en nuestra propia casa, que en el fondo es como una parte de África.”
Sin embargo nuestra Tippi, que ya tiene 23 años no está totalmente de acuerdo con su madre. “No mamá, no es verdad que me encantó. Fue genial vivir junto los elefantes y los leones, pero habría sido mejor si no hubiera estado tanto tiempo delante de una cámara. Fue duro, difícil, hacía calor y yo no era del todo feliz. Al final estaba totalmente agotada.”
Finalmente, sus padres, conscientes de que no era una vida propia para una niña de su edad, decidieron mudarse a París y aunque intentaron que fuera a la escuela, su comportamiento y su poca afinidad con los de su especie, la llevaron a ser educada en casa.
Se sentía asfixiada por el simple (para nosotros) hecho de que los edificios en calles estrechas no le dejaban ver el cielo…


Tippi Degré © Alain Degré y Sylvie Robert


Nos vemos prontito.

Relax, felicidad y un lugar con encanto

       ¡Vengo con energías totalmente renovadas! Han sido tres semanas de locura y agobio con el Máster y todavía teníamos pendiente la celebración del cumpleaños de una amiga, así que se le ocurrió la magnifica idea de irnos a la casa que tiene en Sanlúcar de Barrameda a pasar el fin de semana juntos.
        Coche cargado maletas, compra grande del súper, amigos y sobretodo muchas ganas de relax y risas fueron los puntos claves con los que el viernes, después de clase, partimos hacía ese maravilloso pueblo blanco.
         ¿Sabéis esa sensación de que olvidáis el mundo y sólo sois capaces de ser felices? Pues algo así me (o, nos) ha pasado este finde… Quizás fue la brisa del mar que nos inundó de paz, o una casa preciosa que nos acogía con los brazos abiertos, o la compañía de gente con la que no puedes para de reir; o quizás ha sido todo en su conjunto. El caso es que necesitaba justamente esto y ha superado con creces mis expectativas.
     Por eso quiero compartir con vosotros estos pequeños momentos que, al fin y al cabo, son los que nos recuerdan que la vida es un conjunto de pequeños momentos…


Atardecer en La Calzada

Terraza ático del Hotel Guadalquivir


Bar Balbino, en Plaza Cabildo. ¡Las mejores tortillitas de camarones que he probado nunca!


Plaza de abastos. ¡Qué pescaito frito más rico compramos y qué bien lo prepararon Reyes y Adri!


Palacio de los duques de Medina Sidonia. Aquí tuvimos un momento de soledad cada uno que fue mágico…


Bajo de Guía
Y por último, y con el permiso de sus dueños, os enseño la casa de mi amiga. Una de esas casas que tienen historia y que tanto me gustan…



         En 1590 los frailes Mínimos de San Francisco de Paula llegaron a Sanlúcar de Barrameda, a instancia del Séptimo Duque de Medina Sidonia, Alonso Pérez de Guzmán, y en 1614, Marina de Almonte los instituye herederos universales de toda su fortuna, con la que pudieron levantar el convento de la calle Tartaneros.
     Con la llegada de los franceses a España, el convento se convierte en el lugar donde se alojaron las tropas y el edificio resultó bastante dañado. Tras la marcha de los franceses, los frailes volvieron al mismo hasta que, con la desamortización, fue vendido a Antonio Otaolaurruchi, y en enero del año 1989 se hace el encargo de la obra de restauración del antiguo Convento de Ntra. Sra. de la Victoria, para convertir parte del mismo en el Centro Cultural La Victoria, obra que comenzó el año 1991 y con la que se rehabilitó el claustro del convento para viviendas.
          No me diréis que no tiene historia… Y encima Reyes, la madre de mi amiga, ha tenido un gusto perfecto para decorarla. Cada rincón tiene su encanto y está en total sintonía con el lugar. En fin, ¡que me enamoré de la casa!
          Y por ahora esto es todo… ¡¡Nos vemos pronto!! J